¿El vapeo solo vaporiza los ingredientes como su nombre lo indica, o realmente los quema?

Como su nombre lo indica, sí, el vaporizador solo vaporiza el líquido, en condiciones normales.

Puede «quemar» el e-líquido, creando cosas que no estaban allí en primer lugar (por ejemplo, el «susto del formaldehído», hace algunos años, y ya desacreditado) en condiciones anormales, como dejar que su tanque funcione casi seco, o usando demasiada energía con un atomizador que no puede «mantener» la re-absorción del e-liquid en la resistencia para reemplazar lo que se ha vaporizado.

En estos casos, se genera demasiado calor, lo que provoca que el eliquid se vaporice y no exista un reemplazo de él en el atomizador. A modo de ejemplo, una olla de agua hirviendo encima de una estufa estará bien, hasta que deje que el agua se seque. Después de eso, la olla se calentará generando vapores tóxicos de los componentes degradados de la olla.

Este calor exagerado conduce a la degradación química de los componentes, pero como dije, esas son condiciones anormales. Ningún vapeador seguiría «vapeando formaldehído», sin saber lo que está sucediendo, ya que los aromas degradados y la presencia de altos niveles de formaldehído crean una experiencia muy desagradable; lo que los vapeadores llaman un «vapear en seco» o “churrascazo”. La gente se detendrá inmediatamente y verificará lo que está sucediendo.

Al igual que nadie comería un huevo podrido lleno de cosas que podrían enfermarlo gravemente, «sin darse cuenta» de que estaba podrido.

Además, la nueva tecnología ha hecho obsoleto este «problema»: ahora tenemos dispositivos de «control de temperatura» que se negarán a disparar si la mecha está seca, o también, precisamente porque eso conduce a un rápido aumento de la temperatura de la bobina.

El «susto del formaldehído» comenzó con un estudio de laboratorio que en realidad era favorable al vapeo, porque demostró que bajo condiciones en las que un vapeador usa de manera realista, con voltajes adecuados aplicados para el tipo de atomizador que se usa en el estudio, no se halló formaldehído.

Solo en condiciones poco realistas, con la aplicación de voltajes demasiado altos, se formaron niveles, hasta 10 veces más que los encontrados con fumar.

Por supuesto, los medios anti-vapeo terminaron de distorsionar ese estudio, alegando que «un estudio había encontrado que vapear era 10 veces más peligroso que fumar». Esto sucedió hace años, y en la actualidad ha sido desacreditado una y otra vez.

Aún así, sigue habiendo gente que, «advierta» acerca de que el vapeo es «10 veces peor que fumar».

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.